Descripción de la ruta
Wybierz obiekt:

Antecedentes históricos

Muchos de nosotros hemos oído de la princesa holandesa que amaba a Silesia, y sobre todo - la Tierra de Kłodzko - se preguntaran cómo llego aquí, y por qué decidió pasar una gran parte de su vida entre los habitantes simples de Kamieniec Ząbkowicki, Stronie Śląskie o Międzygórze. Pero pocos se dan cuenta que Mariana de Orange nunca llegaría aquí, si no ... el Emperador Napoleón I.

El principio del siglo XIX fue particularmente turbulento en la historia de Europa - se debió principalmente a Napoleón Bonaparte. Tomó los Países Bajos y les hizo un reino cuyo trono fue para su hermano - Louis. El ex administrador hereditario, Willem Frederik van Oranje-Nassau, se vio obligado a buscar refugio y ayuda de la corte del rey de Prusia - su hermano. En 1810 en Berlín, durante su estancia en la corte de los Hohenzollern, nació  Wilhelmina Frederica Louisa Charlotte Marianne Prinses der Nederlanden - conocida por nosotros como Mariana de Orange.

La imposibilidad de regresar a los Países Bajos, significaba para la familia van Oranje-Nassau, la necesidad de asegurar nuevas fuentes de ingresos. Usando la secularización de los bienes eclesiásticos por el Estado prusiano en 1810, la esposa de Guillermo - Guillermina (debido a su nacionalidad prusiana) compró los recién liquidados monasterios de Lubiąż, Henryków y Kamieniec Ząbkowicki, diseñado como una cobertura para la familia. En 1815, Willem Frederik regresó a Holanda con su familia, su título de virrey fue sellado por la coronación, pero los bienes adquiridos permanecieron en poder de Wilhelmina. Al final de su vida, la reina cedió los bienes ex cisterciense en la gestión de su hija Mariana de Orange, que desde 1830 vivió en Berlín con su marido - Albrecht von Hohenzollern estaba mucho más cerca de Silesia, que su madre. Mariana heredó la finca en 1838, después de la muerte de su madre.

En realidad, desde la adquisición de las tierras de Kamieniec bajo su administración y su reinado, Mariana los trató como a su propia patria, cuidando tanto el desarrollo económico de las tierras de su propiedad y buscaba la mejoría de las condiciones de vida de sus habitantes. En 1838 adquirió la “llave de Stronie” y la finca de caballeros  Strachocin - las tierras y la casa solariega cerca de Stronie Śląskie, y la llave de Wojny  - el terreno ubicado en la parte sur-occidental de Kłodzko, con sede en Różanka. En los terrenos de su propiedad ordenaba o ayudaba al establecimiento de numerosas instalaciones industriales: un alto horno, y otros elementos de la fábrica de vidrio en  Strachocin, muchos hornos  de cal donde se le producía para la construcción de las canteras (donde hoy se producen mármoles: blanco, rosa y verde Marianos), y la famosa fábrica de vidrio en toda Europa Oranienhűtte. Gracias a ella, el pueblo desconocido de Międzygórze se desarrolló rápidamente y gano la fama de los Sudetes turísticos. Gracias a sus esfuerzos se creó una densa red de caminos que permitieron el desarrollo de los asentamientos, incluso pequeñas. También Marianna apoyó a los pobres, abandonados y enfermos - gracias a ella surgieron refugios, hospitales, orfanatos y escuelas.

El recuerdo más famoso de Mariana de Orange en Silesia es el palacio en Kamieniec Ząbkowicki. Un proyecto extenso  del famoso arquitecto Karl Schinkel preparado para una hermosa residencia. Su construcción duró varios años y costó el equivalente de tres toneladas de oro. El edificio también hoy es impresionante - aunque, después de las guerras, incendios y saqueos, no es más que un esbozo del palacio original.

Sin embargo, parece que no es el palacio enorme y hermoso más valioso para rastrear la presencia de Mariana en nuestra tierra. Sus súbditos le llamaban, y es recordada como "la Buena Dueña".