Descripción de la ruta
Wybierz obiekt:

El Camino Histórico de los Parques y Jardines de los Bosques de Baja Silesia – Antecedentes Históricos

El sendero pasa por el paisaje montañoso de Pogórze Zachodniosudeckie (el Piedemonte de Sudetes del Oeste) y por las menos variadas, zonas más densamente boscosas de la llanura de Baja Silesia-Lusacia. Históricamente, es la parte oriental de la Alta Lusacia y las regiones occidentales de la Baja Silesia (antiguo principado de Jawor y Legnica). Desde la historia del siglo XIV las dos regiones corrieron en la trayectoria común de la Corona del Reino de Bohemia. El período de  desarrollo dinámico fue interrumpido por la devastadora Guerra de los Treinta Años (1618-1648). En 1635 la Alta Lusacia fue empeñada a los príncipes Wettin de Sajonia, por el rey Bohemio Fernando II y cada vez más se integrarían a Sajonia. Silesia hasta el final de la primera guerra  Silesiana en 1742, era parte del reino checo, después, pasó a posesión de los Hohenzollern de Brandeburgo y Prusia. De esta época proceden los parques más antiguos conservados en la zona descrita, fundados sobre bases de motivos geométricos y regulares. Las fundaciones de carácter representativo eran acompañadas por jardines utilitarios y por invernaderos.


Por apoyar a Napoleón I en 1815, Sajonia sufrió pérdidas territoriales por el triunfo de Prusia, la parte este de la Alta Lusacia con Lubań y Zgorzelec fue anexada a la provincia de Silesia en el reino de Prusia (desde 1871 - Imperio Alemán). Durante este período, la ola de romanticismo y la moda   Inglesa, se tomaban como modelo para la mayoría de los parques escénicos al lado de las residencias. Con el tiempo, durante el siglo XIX, a menudo se ampliaban, adaptando  las praderas y los bosques formando  claros y ejes escénicos que integraban los parques con el paisaje, el cual   era cada vez más apreciado en esa época. Remodeladas con el espíritu clásico e histórico las mansiones del pueblo estaban rodeadas por lo general con parques naturales. Los parques también eran fundados en las ciudades que se libraban de las fortificaciones antiguas o solamente adaptaban los terrenos no arreglados. Estas fundaciones con el tiempo adquirían el carácter de  "salón" de la ciudad, que estaban saturadas de monumentos, edificios señoriales e instalaciones recreativas. La gente admiraba no solo las siluetas de los centros históricos, sino también la fascinante (en esa era) arquitectura industrial, que a menudo se encontraba cerca de los parques.  Desde principios del siglo XX se hizo común no sólo la idea de "ciudades-jardínes" - no tanto como una ciudad que se ahogaba entre los arboles  - pero se tenía la idea de delimitar las zonas habitadas con franjas de árboles.

Después de 1945, cuando la zona pasó a formar parte del estado Polaco dependiente de la URSS los bosques de Baja Silesia (de hecho, la mayoría se encontraban en Lusacia) se convirtieron en su mayoría en un gran campo de entrenamiento militar utilizado sobre todo por el ejército de la Unión Soviética.

En ese tiempo, se degradaron la mayoría de los monumentos, especialmente los palacios y sus parques. Privatizados en los últimos años, cada vez más a menudo recuperan algo del antiguo esplendor. Los gobiernos de los municipios locales cada vez más cuidan de los parques. El paisaje cultural de esta zona fue, sin embargo, a partir de 1945, en gran parte perdido irremediablemente.